Nonfreaks | tu forma de existir
Nonfreaks | tu forma de existir

Tarja emocionó Rosario

Jueves, abril 5, 2012 | Coberturas, Nota Destacada | Por Nonfreaks
Tarja emocionó Rosario

Tarja tuvo sus dos magníficas noches en Rosario, haciendo vibrar y saltar al Teatro El Círculo.

Tarja estuvo en Rosario los pasados 30 y 31 de marzo, ofreciendo dos grandes shows que serán editados en el primer DVD oficial de la finlandesa como solista. Por ello, hubo de todo en ambos shows.

Cobertura: Lisandro Machado.

Para los fanáticos de Tarja el fin de semana pasado no sería uno cualquiera. La finlandesa regresaría al Teatro El Círculo, en Rosario, para ofrecer dos recitales que irían a parar al primer DVD oficial de la cantante. Con esta promesa al frente y entradas agotadas, varias almas vestidas de negro se acercaron a prestar sus orejas el 30 de marzo.

Todo comenzaría según lo pautado, a partir de las 21.30 con un telón con la tapa de “What Lies Beneath”, la intro (If You Believe instrumental) y, al fin, Anteroom of Death, con caída del telón en el medio. Dato importante es que esta canción es la primera vez que se toca en una gira y, probablemente, la última, debido a su complejidad vocal con el duelo de voces de la mitad del mismo. Luego, seguiría con My Little Phoenix, Dark Star y una segunda sorpresa: Naiad. Aquel tema que le da nombre al segundo disco de la cantante, también es una rareza en vivo.

Luego, sonarían Falling Awake y I Walk Alone, seguido por el solo de Mike Terrana. Hasta ese momento, el show era sumamente eléctrico e impactante, sumado a toda la puesta en escena que ofrecía el teatro de 5 pisos. Seguida por una serie de solos sobre Little Lies y la canción en sí, seguirían varias sorpresas. Primero, la nueva Into the Sun, canción muy tranquila que pareciera ser una de esas ya clásicas de Tarja, que prestan para la reflexión, seguida de Nemo, de Nightwish. Y luego, un set acústico: Rivers of Lust, Minor Heaven, Montañas de Silencio, Sing for Me y I Feel Immortal serían las acustizadas. Todo esto, para finalizar con otra sorpresa: la nueva eléctrica Never Enough. Luego, In for a Kill para cerrar la tercera parte del show.

Los bises estarían a cargo de The Phantom of the Opera, con Diego Valdéz como invitado, Die Alive y Until My Last Breath. Pero la emoción era tal, que luego la gente sería premiada con la versión de Over the Hills and Far Away. Luego, llegaría el baño de regalos para la cantante, que se retiraría emocionada: peluches, cartas y flores, muchas flores como devolución a su gran música. Así, se daba como finalizado la primer entrega.

Pero, al otro día, nuevamente llegaría la finlandesa. Con un set totalmente nuevo y, nuevamente, sala llena, Tarja daba entrega de todo nuevamente. Pero, como fue remarcado antes, la cosa sería distinta. Con la misma intro pero sin telón, la tranquila Boy and the Ghost daría comienzo al show. Pero esto no reflejaría el resto del recital, más bien, este sería muy eléctrico. Luego, sonarían Lost Northern Star y Ciarán’s Well, para dar paso a la primera sorpresa de la segunda noche (si, otra vez miles de sorpresas sonarían): Tired of Being Alone, cover de Schiller.

Aquí, se repetiría la fórmula I Walk Alone – solos - Little Lies de la noche anterior. Pero, se diferenciaría, nuevamente con Underneath. Luego llegarían Nemo y la segunda sorpresa: Tarja bajaría del escenario para entonar The Reign junto a su gente, que respondería alocada con cálidos saludos y besos. Luego de subir, otro traspaso y sorpresa: la cantante entonaría, cambiando el clima totalmente, Oasis y The Archive of Lost Dreams con un piano con velas encima, para la emoción de toda la sala. Serían solo dos temas, pero un lujo que muy pocos se pueden dar y que concuerda muy bien con el carisma y la belleza de la finlandesa.

Luego, para diferenciarse, entonaría Still of the Night (de Whitesnake) y Crimson Deep. Luego, los bises serían los mismos, incluído Over the Hills and Far Away. Así, terminaba la segunda y última gran noche. Dos shows plagados de sorpresas y muchas alegrías. Dos recitales para la emoción y con mucho poder, mostrando todo el potencial que sólo Tarja puede brindar.

Para mencionar algo aparte, el vestuario de ambas fechas fue sensacional. Cambios de vestidos todo el tiempo (incluído el que usó para la tapa de “My Winter Storm”) y máscaras teatrales marcaron un ida y vuelta y una atención aparte sobre la figura de la finlandesa, que, además, destilaba felicidad y, obviamente, belleza. Esa belleza tan característica suya.

Fueron dos noches que los fanáticos de la finlandesa nunca van a olvidar. Gracias, Tarja.

Votá!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)