Nonfreaks | tu forma de existir
Nonfreaks | tu forma de existir

Stone Temple Pilots volvió al Luna Park

Sábado, noviembre 19, 2011 | Coberturas, Nota Destacada | Por Nonfreaks
Stone Temple Pilots volvio al Luna Park

Excitante el recital que brindaron los pilots.(FOTO:BÁRBARA SCIUTO).

En menos de un año Stone Temple Pilots volvió a la Argentina para degustar a sus fans de un show emocionante, lleno de energía, carisma y lo que más saben hacer: su música.

Por: Bárbara Sciuto.

Menos de un año esperó el público Argentino para volver a ver a los estadounidenses en el Luna Park. En primer lugar, la lista de temas no varió en lo que fue su último show en el país en diciembre del año pasado, pero igualmente supieron como emocionar al público.

Stone Temple Pilots apareció en el escenario pasadas las 21.30: Primero salieron los hermanos Roberty y Dean DeLeo y el baterista Eric Kretz, minutos más tarde llegó el gran Scott Weiland con, obviamente, su ya conocido megáfono.

El tema elegido para empezar fue el hit Crackerman, tema que es esperado ya que, sin lugar a dudas, se volvió obligatorio para el comienzo de todos sus shows.

Le siguieron Wicked Garden, Vasoline y Heaven & Hot Rods y, entre éstas dos últimas, aparecieron las primeras palabras del frontman: “Son un público maravilloso, muy hermoso” que, segundos después completaría (en castellano) con un “Lindo, lindo”.

A lo largo de la noche desfilaron canciones, de su ya conocida lista de temas, como Between the Lines, Hickory, Big Empty, Plush y Interstate Love Song, entre otras.

En la mitad del show apareció el clásico “Olé, olé, olé” y, generando una buena conexión músicos-público, los Pilots siguieron su canto con el ritmo y eso llevó a todos los fanáticos a unirse para alentar a la banda. Vale aclarar que el estadio coreó cada uno de los temas sin excepción.

Weiland volvió a hablar asegurando que “Es un placer estar tocando frente al público local” y declaró que “La música era su regalo”.

Una gran sorpresa se llevó una chica que fue la elegida para subir al escenario y entonar las primeras estrofas de Dead & Bloated que, sin dudas, le puso una gran actitud y supo como llevarlo. Así que hizo el clásico “I am smellin’ like the rose that somebody gave me on my birthday deathbed” y después de los típicos saludos y abrazos bajó del escenario.

Además, para hacer feliz a otro fanático, Eric Kretz lanzó un freesbee con el logo de la banda y lentamente se hundió en el público para quedar en las manos de alguna persona que seguramente hoy está recordando el momento.

Un pequeño descanso durante el show fue la clave para saber que se aproximaba el final, pero antes los bises: Trippin’ On A Hole In A Paper Heart fue la elegida para cerrar un excelente show. ¿Cuánto tiempo pasará esta vez hasta volver a verlos en nuestro país? No lo sabemos.

¡Hasta la próxima!

Votá!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, promedio: 5,00 de 5)