Nonfreaks | tu forma de existir
Nonfreaks | tu forma de existir

Ska total

Lunes, noviembre 1, 2010 | Coberturas, Notas | Por Nonfreaks
Ska total

El poder de Ska-P se sintió en las 20 mil personas que poguearon en Parque ROca. (FOTO: DEMIÁN CHUFFER).

Parque Roca vibró con el poder de Ska-P que brindó un show con los condimentos que solo ellos pueden aportar.

Cobertura: Lara Bovisio Ejarque.

El atardecer poblaba el estacionamiento de Parque Roca, y así como antecedía a la noche, Bulldog se preparaba para dar la bienvenida a Ska-P. La muchedumbre se encontraba agrupada frente al escenario, aguardando a ver al grupo español que vino nuevamente, después de un año, a la Argentina.

Antes, Bulldog salió a escena y Mantu, el cantante, anunció que aunque no fuera de noche, como a el le gusta tocar, había que hacer del show una gran fiesta, para brindar un buen recibimiento a Ska-P. Y lo hicieron de la mejor manera. Mi amor, mi sol, mi perdición fue el primer tema con el cual Bulldog mostró su fuerza. El público pareció recibir muy bien a la banda, pogueando y amotondonándose con fiereza hasta que dejaron el escenario caliente para los españoles.

A medida que la noche llegaba, también la muchedumbre se preparaba para ver al grupo principal: Ska-P. Las banderas del Gato López (símbolo de Ska-P) se izaban a los costados del escenario y los concurrentes se apegaban ansiosos a las vallas, peleando por ser los primeros en visualizar a los integrantes cuando iban llegando al escenario.

La batería empezó a sonar y dejó en evidencia qué tema encabezaba el recital. Con Estampida pusieron primera para luego continuar con El Niño Soldado.

El ska ya había comenzado a sonar y se notaba en el ambiente: las masas se agrupaban, descargaban eufóricos sus gritos, estallaban su adrenalina en patadas y golpes, pogueaban y volaban por los aires. No era más que fanáticos rindiéndose ante la energía de Ska-P y rindiéndole homenaje.

Parque Roca albergaba a 20 mil almas y se notaba, no había un rincón vacío, no había espacio que no estuviera poblado por patadas skapistas y un público entusiasta.

Mientras tanto, sobre el escenario Pipi (corista) mostraba sus múltiples disfraces variando según la temática de la canción. Además, presentaron una escenografía con videos de muy fuerte carga política, e incluso invitaron a las voces de protesta a alzarse.

Algunas de ellas fueron las de los obreros de la fábrica de Zanón, ubicada en Neuquén, donde el grupo había tocado la noche anterior. “Fuimos a una fábrica y vimos con nuestros propios ojos como los obreros manejan una fábrica sin patrón, antes, pensaba que esto era una utopía, ahora, veo que es real”, dijo Pulpul al público. Luego una joven de la misma fábrica pudo hablar por un compañero preso por participar en la política, pidiendo que se haga justicia. Estas declaraciones múltiples conmocionaron a los oyentes quienes recibieron con toda la fuerza a la canción El Vals del Obrero.

Con la presencia de un grupo ecológico, Pulpul, hizo una declaración, a favor de los animales, con voz sincera y ojos conmovidos: “Los animales también sufren y también sienten, la diferencia es que no pueden hablar, nosotros tenemos que darles voz”. La frase hacía referencia a las corridas de toros en España y celebraban su abolición en Cataluña.

Tras un breve corte, Ska-P continuó tocando, con Kacikes, Intifada y Wild Spain. Más tarde le pusieron humor con un streaptease en el cual arrojaban sus ropas y se movían en forma muy graciosa.

Para cerrar el recital con El Gato López, Ska-P alentó al público a brindar sus últimas energías.

Entre trompetas, rasgados eléctricos y voces agudas cargadas de potencia, la banda española brilló. Brindó un recital cargado de mensaje político, con ideas de coraje, revelación y salvación, y llenó la noche de Parque Roca de puro ska, animando al público que mostró su apoyo y su devoción.

Votá!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (9 votos, promedio: 5,00 de 5)