Nonfreaks | tu forma de existir
Nonfreaks | tu forma de existir

Riddim: En año nuevo, going back to the roots

Martes, enero 29, 2013 | Coberturas, Nota Destacada | Por Nonfreaks
Riddim: En año nuevo, going back to the roots

Riddim dio un gran show para sus fanáticos (FOTO: SOFÍA ESTEVES).

Impulsados por el borrón y cuenta nueva de todo comienzo de año, Riddim se presentó el sábado pasado en Niceto Club, teloneado por el artista revelación del reggae documental: Brusshy One String, cantante jamaiquino que, provisto con una sola cuerda en su guitarra, cautivó la escena musical en la película “Rise Up!”, lanzada en 2011.

Cobertura por: Javier Esteves.

A las 10:03 en punto, Brusshy dio sus últimas puntadas: ungido en el espíritu de Bob Marley, portando un cuerpo de aspecto jurásico, las palmas del público alentaron la disposición del artista por generar un efecto tropical in english similar a la banda sonora del último mundial.

Los aplausos no tardaron en barrer el escenario junto al equipo de Staff, hecho que dio pie al musicalizador para desenvainar el clásico Lago de los Cisnes en  versión reggae; insinuación que invitó a proyectar un factible “Chill” Brahms,  embadurnado de “Jamming” Bach, y rematado con un “Dub” Mozart.

Pestañeos más tarde, Riddim apareció en el escenario. Con el Pety en voces, Germán Álvarez y Andrés Castro en teclados, Ariel Villanueva y Hernán Milstein en guitarra, Ignacio Da Rocha en batería, Nicolás Uccello al bajo, Gabriel Vanasco en saxo, y Santiago Constanza en trompeta; el grupo emblema del género vistió la buena onda característica, donde rastas imponentes y luces verdes de escenografía, dieron a la presentación un tinte ufológico genial.

Con Music is Life (“Deja que fluya”, 2012) sonando, los primeros bamboleos formaron un unísono de cabezas. Las tajadas de spanglish, fundamentales como cancherada militar en el reggaetón, precalentaron el ritual desdentado y receptivo que se plantó como objetivo de la noche. Donde brilla el sol (Idem., 2009) tomó la posta para precipitarse hacia León dormido. Más de una razón ensalzó a la audiencia ya empapada de sonrisas, tonificando el groove presente que, limpio y ligero, nos entró por vía dérmica directo al corazón y los pulmones.

Creación, Lejos de aquí y Llévame (“Buenas Noticias”, 2005) se concatenaron desde cánticos optimistas que suavizaran toda angustia, dando una mano que apretar, y otra de la cual un porro tomar.

En Deja que fluya, Brusshy arremetió las tablas, se adueñó del micrófono, y, articulando una danza-primate, farfulló un dominó de sonidos que alegraron a Pety y compañía, mientras el primero acariciaba un mini tambor tatuado con colores senegaleses.

Los hits En tus manos y Tu amor no faltaron a los oídos de expectantes fanáticos frescos; a lo que Remando (Idem., 2002) significó el clímax de la intimidad, cuando el frontman nos pidió levantar encendedores y celulares que honraran, en medio de la oscuridad, a esa luz por la que seguimos tirando.

Tu sueño y Transitar en paz pasaron hasta llegar a Tan presente, tema cercano al cierre del show, en cuya personalidad, signada por un sólo de trompeta cortesía de Santiago Constanza, transformó el hábitat del recital en un clima suave y galvanizado; protagonista en aquello –sea lo que sea- que fuéramos a soñar esa misma noche.

Votá!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)