Nonfreaks | tu forma de existir
Nonfreaks | tu forma de existir

Maroon 5 calentó Ferro

Domingo, septiembre 2, 2012 | Coberturas, Nota Destacada | Por Nonfreaks

Maroon 5 calentó Ferro

Maroon 5 brindó un show excelente en Ferro, logrando la conexión músico-público que tanto se necesita para llevar a cabo un buen recital. Se pudo notar que dejó a los integrantes de la banda satisfechos y más aún a cada persona del público que se acercó a verlos.

Por: Ismael Garro Daian.

La noche desnudó su esencia, esa cualidad que la hace especial para disfrutar de un recital. A la luz de una luna llena (y una temperatura para una remera escotada y nada más) Maroon 5 subió el líbido de miles de mujeres y hombres que bailaron y disfrutaron al ritmo del funk pop radial que brinda la banda californiana. Los oriundos de Los Ángeles mostraron todo su potencial en el escenario y repasaron canciones de toda su discografía.

El recital contó con un sonido cuidado, fiel al audio de los cd’s. Los músicos generaron una pared musical en el escenario, ya que ninguno se destacaba por sobre el otro. Y abajo, sobre el estadio auxiliar de Ferro, el público lleno de juventud (raro encontrar a alguno que pase los 30 años) aprovechó cada verso movido para poguear y corear las canciones de la banda.
Los músicos salieron puntuales. Los gritos y suspiros de los fans se activaron con Payphone, corte del último álbum titulado “Overexposed”. Los integrantes de Maroon 5 salieron vestidos de camisa y pantalones blancos, perfecto para Adam Levine: la blancura obliga a no generar distracción con la vestimenta, poner el foco en sus brazos llenos de tatuajes y en el rostro digno de envidia masculina.

Los hits que guarda la banda en su repertorio iban pasando. Makes me wonder, Sunday Morning (excelente balada jazzera), Harder to breathe, Wake up call (que contó con un entretenido jam) y This love, invitaban a los vecinos de los edificios aledaños al estadio a bailar en los balcones, y a pasarla bien desde las alturas, gratuitamente.
“Hello Argentina”, saludó Levine. Parecía apropósito: también la vestimenta blanca denotaba un doble sentido, sobre un fondo de luces azul que hizo acordar a nuestra bandera. Buen imprevisto.

Apropósito de Levine, se lo vio activo. Se movió, bailó y “soleó” en la guitarra para generar aclamación.  Fijaba sus ojos en cada mujer que le sostenía la mirada. Pero no solo eso, el popstar enviaba besos y guardaba en su pecho aquellos que recibía.

Las pantallas leds del escenario se llenaron de estrellas cuando sonó Won’t go home without you. Así, la luna llena tuvo su compañía en un cielo grisáceo, que a diferencia del los leds estaba vacío de esos puntos brillantes. Los Smartphones del público se hicieron notar también, ya que fueron las estrellas superficiales que el público les regalaba a Levine y los suyos.

El bis llegó y la banda volvió al acecho haciendo Seven nation Army (cover de White Stripes) en donde el líder de la banda mostró su versatilidad musical tocando la batería. Fue uno de los números que Levine brindó a su público a lo largo de la noche, ya que también homenajeó  a  Michael Jackson al hacer un cover de Don’t stop till you get enough, y  también a Sting con The bed´s too big without you. Su registro vocal (agudo y nasal) es versátil para imitar a grandes íconos del pop.

Llegó el momento de acordarse de los demás músicos que conforman la banda, ya que no es solo Adam el único actor. Al ritmo de un funk cuadrado, cada músico se presentó y aprovechó los segundos en que la mayoría del público los escucharía.

Para cerrar el recital no podía faltar el momento más romántico de la noche. Los gritos y suspiros se duplicaron cuando Levine preguntó: “¿Dónde están las mujeres esta noche?”. Al recibir una calurosa respuesta, comenzaron los acordes de She will be loved en versión acústica: una rutina necesaria para que cada alma reciba el mensaje de amor de manera íntima. Entre besos y abrazos abstractos, el popstar se iba de la velada con un gran resultado a favor, gracias a su seducción automática.

Pero Maroon 5 cerró el recital con energía, al ritmo de la cálida Daylight (acompañada de luces amarillas y naranjas) y el pop electrónico de Moves Like Jagger. Aquí, el líder de la banda bailó a lo Mick, y se despidió con un “I Love you” de las miles de personas que pisaron Ferro, luego de una hora y media de canciones con estribillos potentes que dejaron satisfechos a todos los fans.

Votá!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (10 votos, promedio: 5,00 de 5)


Tags: