Nonfreaks | tu forma de existir
Nonfreaks | tu forma de existir

Ludovica: “No es una cosa muy común que le pase esto a alguien”

Domingo, agosto 19, 2012 | Entrevistas, Nota Destacada | Por Nonfreaks

Ludovica

La baterista de Miranda! admitió que estaba tocando en la banda de sus sueños, que en algún momento de su vida quiso ser musicoterapeuta y contó algunos detalles de la separación de Azafata. Lee más cosas de ella acá.

Entrevista:Bárbara Sciuto.

Ludovica, baterista de Miranda!, entre vasos de fernet, pringles y Today de Smashing Pumpkins de fondo, listo para ser tocado con la guitarra del Guitar Hero, habló con Nonfreaks para charlar sobre varias cosas. Desde su separación con Azafata, banda de la que formaba parte hasta este año y como pasó de ser fanática y de repente formar parte de la banda, hasta como empezó a tocar la bateria y que estudios dejó de lado por el instrumento.

¿Cómo fue la separación con Azafata?

En realidad no hubo una separación oficial. La cosa venía bastante mal desde antes por cosas personales, pero yo creía que me iba a doler más de lo que me dolió. Ariel se tomó mal lo de Miranda!. Con él veníamos de una cosa hacía muchos años, lo conozco desde los 19, estudiamos juntos en la facultad. Pasaron un par de cosas en el medio y el flaco dejó de hablarme. Como vio que le convenía seguir conmigo en la banda, volvimos a armarla pero obvio que siempre algo tenso había. Nos fuimos de EMI, nos peleamos con el manager, nos peleamos con Juan y quedamos medio a la deriva. Ahí todo salió muy raro. Ninguno sabía que iba a hacer y yo justo entré a Miranda! y lo que Ariel me decía es que él no podía decirme que no… y no, claramente no podía. El último año y medio con Azafata yo no había visto un peso y acá me estaban pagando por tocar los temas que yo quería.

Había tensión…

Para que te des una idea, el último disco que grabaron yo no estaba enterada. Fue fuerte eso. Puse plata y la cara para las fotos pero no estuve en la batería. Ahí les pregunté qué querían que hiciera. Después de un tiempo pusieron en Facebook “Azafata busca baterista”.

¿Crees que lo de Miranda! influyó?

En mi persona no influyo eso. Yo estaba igual de predispuesta para con Azafata, quizás con menos tiempos por una cuestión obvia pero en mí, no.  Además, yo quedé con M! que mi prioridad era la banda, pero fuera de eso podía hacerlo que quisiera.

¿Cómo empezaste a tocar en la banda de Ale?

Ellos estaban buscando cambiar de baterista y yo era fan de M! desde hacía tiempo, desde que recién empezaban. Nos conocíamos, hablábamos y había buena onda, entonces un día Ale me dijo que si quería ir a tocar, para pasar el rato. En realidad eso terminó siendo una prueba y nada, les gustó y me preguntaron que si quería tocar con ellos.

“Antes iba a verlos y de repente me encontré yendo a lugares a donde yo los había ido a ver, pero estaba arriba del escenario con ellos”.

Más allá de que son dos bandas completamente distintas, ¿qué diferencias podes encontrar cuando comparas los dos grupos?

Son dos cosas diferentes. En Miranda! tengo una tarea completamente distinta, más allá de tocar la batería, a la que hacía en Azafata. Con M! me contratan para el show, tocamos, la pasamos bien y listo. Con Azafata tenía más responsabilidades. Los shows con M! son muy divertidos.. ojo, con Azafata también la pasaba muy bien. El último show con Azafata fue increíble, la pasé re bien, lo viví, me emocioné y todo. Con M! me pasa lo mismo, obviamente, pero esto tiene un plus. Pensa que yo antes iba a verlos y de repente me encontré yendo a lugares a donde yo los había ido a ver, pero estaba arriba del escenario con ellos. Fue fuerte. Además, toco los temas que me gustan, porque yo los discos me los compraba, la banda me gustaba. No es una cosa muy común que le pase esto a alguien, además pegamos la mejor onda y la verdad que estoy muy contenta.

¿A nivel público como cambió la situación?

Hay una re diferencia. Nosotros tocamos en México, por ejemplo, ante 10 mil personas. Con Azafata nos pasaba de tocar con mucha gente sólo en festivales. Tuvimos mucho público en un momento pero nunca fue tanto. Con M! nos pasamos tocando todo el verano en lugares frente a 20 mil personas, 25 mil. Además que todos conozcan todos los temas es increíble, nunca me había pasado tan así.

“En Buenos Aires sabes que vayas a donde vayas la gente va a conocer los temas”.

¿Fue difícil entrar en un grupo que ya está formado y con una gran trayectoria?

La verdad que no, me la hicieron bastante fácil. Al principio cuesta un poco porque soy bastante tímida de mostrar y yo abrirme con ellos o ellos conmigo, pero nos conocíamos de cuando yo iba a ver la banda. Entonces al principio yo tenía mucha vergüenza, pero ya está, esa época ya pasó. La verdad que me la hicieron bastante fácil.

¿Cómo es el trato con los seguidores de Miranda!?

Los chicos son lo más. La otra vez veníamos de un show y vimos que había cuatro fans que se tenían que volver a las cinco horas, tenían que tomarse un colectivo y los subimos a la combi y los llevamos como 400 km. De verdad los chicos son lo más con los fans. Son súper copados, se toman todo el tiempo. A veces llegan de un viaje re cansador y se encuentran con gente en el aeropuerto que se quiere sacar fotos y ellos la mejor, se toman todo el tiempo del mundo para sacárselas. A veces venís de un viaje eterno y tenes que ponerle buena cara a la foto y los chicos lo hacen.

“Hay gente que las vez en todos los shows y aunque toquemos con una semana de diferencia la gente está y con el mismo entusiasmo siempre”.

¿Cómo estuvo el show en México?

Estuvo buenísimo. Era una feria regional en Durango, no sabíamos ni donde estábamos ni con que nos íbamos a encontrar, la gente estaba prendida fuego -no en el sentido literal-, fue buenísimo.

¿Qué diferencias notas del público mexicano con el argentino?

El publico de México te ve una vez nada más. Por ejemplo, en marzo fuimos a DF y hacía tres años que los chicos no iban. La gente tenía muchísimas ganas de ver a la banda, entonces festejaban todo. Igual acá también eh, hay gente que las vez en todos los shows y aunque toquemos con una semana de diferencia la gente está y con el mismo entusiasmo siempre. Eso está buenísimo. Hay lugares que quizás no conocen tanto y sabes que tenes que tocar los cortes pero acá en Buenos Aires sabes que vayas a donde vayas la gente va a conocer los temas.

¿Cómo sigue la gira?

El 25 de agosto vamos a estar tocando en la fiesta Gy Parade 2012, en Bogotá, Colombia.

“Llegó un momento que me cope demasiado y no estudiaba”.

Ahora a nivel personal, por el tipo de sociedad en la que vivimos, ¿es difícil ser baterista mujer?

El tema es que no sé cómo es ser baterista hombre (risas). El tema es que por el estilo de música que suelo tocar no pasa nada. Te respetan mucho de entrada, antes yo tocaba medio enojada y muy fuerte. Nunca nadie se quiso meter conmigo. Tenían miedo que les revolee algo (risas).

¿Cómo elegiste tocar este instrumento?

No fue algo que elegí yo, diría que me eligió a mí o que mis viejos lo hicieron. Cuando estaba en el jardín de repente pintó el tema de la percusión y después estaba en la mesa de casa y tocaba todo y mis viejos se cansaron de que rompa las cosas. Entonces me compraron una batería y como vieron que era en serio me mandaron a estudiar y como vieron que me copaba, me compraron una batería en serio y así fue la cosa… Hasta que llegó un momento que me cope demasiado y no estudiaba, dejaba las carreras universitarias. Después vieron que encontré un buen trabajo y ahora les copa un poco más.

“La vida te da sorpresas y yo estoy muy bien así”.

¿Qué empezaste a estudiar?

Dirección orquestal, musicoterapia y gastronomía. Deje las tres.

Antes de empezar la entrevista me decías que estabas tocando en las bandas de tus sueños…

Sí, te puedo jurar que es así y lo firmaría para toda mi vida. La vida te da sorpresas y yo estoy muy bien así.

Votá!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, promedio: 5,00 de 5)