Nonfreaks | tu forma de existir
Nonfreaks | tu forma de existir

La vuelta de embajada boliviana

Martes, mayo 13, 2014 | Coberturas, Nota Destacada | Por Nonfreaks

 

La banda de punk rock hizo vibrar al Teatro Flores el sábado a la noche. Con su regreso después de varios años logró cumplir con las expectativas del público. Lee la cobertura a continuación:

VIDEO: TRES TONOS – CHILE

Cobertura: Gerardo Merlo.

Subte A. Av. Rivadavia 7806. 21.00. Crestas. Cortes DeeDee. Flequillos. Chupines. Camperas de cuero. Remeras negras. Cerveza. Fiesta. Pogo. Sudor: EMBAJADA BOLIVIANA. Así es, Embajada Boliviana en el Teatro Flores. 1, 2, 3 VA! Y que arranque el punk rock…
Después de cuatro años se pudo escuchar nuevamente ese sonido tan arraigado a nuestra adolescencia, ese sonido de guitarra punk rockera. La banda platense arrancó el recital con toda la energía.
Se podía ver a Kun (guitarra), Cabeza (bajo), Matías (batería) y Juan (Voz, hermano de Cabeza) bajo el radiante sol de Embajada arriba del escenario para hacer lo que mejor saben hacer: Punk Rock.
Para mí fue la primera vez que me paraba frente a ellos. Apenas cruce el umbral de la entrada comenzaron. 1,2,3, Va.  Y empezó a sonar No Tengo Nada. Pogo, papeles y gritos de jubilo en la audiencia. Y yo también formaba parte del tumulto de gente, saltando y gritando las canciones que más de una vez cante, pateando basura camino a la sanidad de mi casa o con mi banda del secundario.
Ahí estaban ellos tocando y millones de recuerdos venían a mi mente. Fue un show emocionante, original, inesperado, grato, reflexivo y único.
La noche se dividió en tres partes: 1) Punk Rock, 2) Acústico, y 3) Super Punk Rock
La primera parte fue una fiesta total de principio a fin. Todo el mundo coreaba y saltaba. Si bien sonaron un poco acoplados al principio eso nunca importó, la gente quería embajada y fue lo que tuvo. Cabe destacar que Juan estuvo a las alturas de las expectativas. Finalizó esta etapa con cansancio, sudor y felicidad. Mientras se esperaba la segunda parte-la acústica- la gente se tomaba una cerveza, un poco aire o un poco de esto y aquello.
Se abrieron los telones y ahí estaba Julian; el verdadero cantante, junto a su hermano Lisandro y músicos invitados en un formato de tres guitarras y un teclado.

Por si no lo saben Julian tiene problemas de audición y aún así el hombre sigue haciendo música. Ese mismo día presentaba su nuevo disco solista “Algunos días sin música”.
Este momento acústico fue memorable. Si bien la gente lo apoyaba la mayoría se expreso con chiflidos. Se podía escuchar el barullo de las charlas mientras Julian permanecía allí cantando. Con coraje y agradecimiento el seguía allí de pie cantando en sus caras. Sonaron temas de sus discos solistas y de embajada, como Kms de mar, Alguien como yo y Camino a la sanidad, ésta última ampliamente ovacionada. A medida que avanzaba la parte acústica, la gente cada vez más dejaba de chiflar y comenzaba a aplaudir y a reconocer en este hombre la lucha constante por seguir viviendo su sueño, la lucha por la música: un verdadero guerrero.
Una vez más vino la pausa y como si fuera una patada ninja en la cara llegó la tercera parte Super Punk Rock. El grupo cantando “Embajada Boliviana a las elecciones” (escuchar Eskorbuto) al más estilo Ramones. Un Pinhead saltando y agitando, más un letrero que decía “VOTE EMBAJADA” .
Durante la noche sonaron los clásicos clásicos. EB de la vieja escuela. No pienso cambiar, Yo estaba mal, Pedro y Juan y Un montón... No se paro un segundo de saltar y de cantar. Cada tema aceitaba más la maquina de la rabia y la plenitud. Era un tren a toda velocidad, hasta que llego el final del recorrido concluyendo el show con Memorias de la Guerra, uno de sus temas más representativos.
Así se despidieron el sábado de Flores. Una presentanción llena de sorpresas… Ya veremos que pasara en La Plata este próximo sábado. Apuesto que va a ser más memorable aún. Definitivamente es una banda que hay que ver antes de morir. No sólo por lo que pueden significar para uno sino por lo que nosotros significamos para ellos. Pero más allá de que el futuro sea incierto, como dice el refrán: por más oscuro que este el cielo el Sol de Embajada siempre esta ahí, latente, esperando por nosotros como cada día.

Votá!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)