Nonfreaks | tu forma de existir
Nonfreaks | tu forma de existir

La Buenos Ayres Blues Band: “Hay mucho trabajo puesto en esta fecha”

Miércoles, septiembre 17, 2014 | Entrevistas, Nota Destacada, Notas | Por Nonfreaks
La Buenos Ayres Blues Band tocará el 18 de septiembre en La Trastienda.

La Buenos Ayres Blues Band tocará el 18 de septiembre en La Trastienda.

Leé esta entrevista con Federico “El Cóndor” Rodríguez, armonicista de La Buenos Ayres Blues Band, para conocer cómo preparan su festejo de 15 años del próximo 18 de septiembre en La Trastienda Club.

Entrevista por: Lisandro Machado.

La Buenos Ayres Blues Band es una banda muy particular. Es una de las abanderadas de la “nueva” camada del blues de Argentina, con 15 años de trayectoria en ascenso constante y con un apoyo importante de la “vieja generación” (sobre todo de Ricardo Tapia, lider de La Mississippi). Para festejar esta historia y anticipar lo que sigue tocarán el 18 de septiembre en La Trastienda Club, cuna de esta música. Por esta razón, su armonicista Federico “El Cóndor” Rodríguez estuvo hablando con Nonfreaks:

- ¿Cómo fue el proceso de formación de la banda?

- Surgió del Pulga. En vez de buscar en las casas de música carteles de bandas que pedían guitarrista, decidió armar un afiche diciendo que buscaba bajista, baterista, armonicista, vientos y pianista para formar banda de blues. A partir de ahí fuimos apareciendo uno a uno. Algunos fueron bajándose a medida que la banda iba trabajando más profesionalmente y con un objetivo claro de crecimiento, por lo que se consolida en el 2006 y desde ahí venimos trabajando juntos editando dos CDS en forma independiente (“Escondido”, de 2009 y “Todo Vuelve”, 2012).

- Se los considera como de la “nueva generación del blues”. ¿Cómo definirías este grupo de bandas? ¿Qué tiene de distinto con la “vieja generación”?

- Es una forma de resaltar la tarea que venimos haciendo desde hace tiempo. Cuando se menciona por el blues en Argentina vas a los que más prensa tuvieron como ser La Mississippi, Memphis, Pappo, Botafogo (Don Vilanova), Mizrahi, Yarías Brothers, mientras otras que no tuvieron tanta difusión fueron quedando en el camino. Hoy día el blues esta creciendo nuevamente con La Escuela De Blues y con los festivales regionales, sumado a que algunos productores empezaron a animarse a traer artistas internacionales y que empezaron a proliferar los lugares para las zapadas bluseras. Hoy hay muchas más bandas que en ese entonces y junto a las redes sociales se van dando a conocer más y más. Están las que hacen clásicos, las que hacen acústico, eléctrico, los tradicionalistas, los que se animan a un poco mas… Y nosotros englobamos un poco todo eso, buscamos un sonido propio, que cuando se nos escuche sepan que se trata de La Buenos Ayres. Hoy la diferencia la hacemos también en la forma de trabajo, en la inversión constante, en la difusión, en la prensa, en el cuidado de la imagen en lo que queremos transmitir y en cómo hacerlo.

- ¿Qué dificultades tuvieron para dar a conocer su música siendo más nuevos en este ambiente?

- La que tiene la mayoría de las bandas nuevas: los pocos espacios que hay para tocar, la traba de que el blues esta estigmatizado como algo “triste, cadencioso y aburrido”… Por eso el lema nuestro es que “quien dice que el blues es triste no escucho a la Buenos Ayres”. Cuando ven la forma en que trabajamos, nuestros videos oficiales, en vivo, o escuchan los CDS, las puertas van abriéndose paso a paso.

- ¿De qué forma se vieron influenciados por las bandas más clásicas?

- Si de bandas clásicas hablamos de Memphis o La Mississippi se puede decir que en la forma de componer o en como confluyen todos los instrumentos. Nosotros somos 7 músicos en escena y cada uno tiene su momento para brillar, para entrar, para lucirse. No es una banda de un guitarrista, o un armonicista o un pianista que a partir de esos instrumentos se construye. Sino que es un grupo en el que todos participamos y debemos orquestar de tal forma para que cuando uno dice algo el otro lo interrumpa.

“Hoy la diferencia la hacemos también en la forma de trabajo, en la inversión constante, en la difusión, en la prensa, en el cuidado de la imagen en lo que queremos transmitir y en cómo hacerlo”.

- Suelen trabajar sus discos con Ricardo Tapia. ¿Por qué?

- Ricardo apareció en el momento justo. La banda estaba con material listo para entrar a estudio y nos dijeron que nos había mencionado en algunas entrevistas respecto de las nuevas bandas, empezamos a leer a seguirlo y era así. Un día de casualidad nos cruzamos en la puerta de SADAIC, nos presentamos, tomamos un café y de ahí le comentamos del nuevo material. Hubo mucha química desde ese primer momento, y a partir de ahí empezamos a trabajar los temas del segundo CD. La química y la buena onda sigue vigente a tal punto que el tercer disco también será producido por el. Es un tipo que enseña, que explica las razones de tal o cual sugerencia, que transmite permanentemente su experiencia y de mucho respeto hacia el músico.

- El 18 de septiembre festejan 15 años de banda en La Trastienda. ¿Cómo lo preparan? ¿Van a mostrar algo en especial?

- El show lo esperamos con mucha adrenalina. Si bien ya tocamos en La Trastienda en otras cuatro oportunidades, esta será la primera vez que lo haremos nosotros solos. Hay mucha energía y trabajo puesto en esta fecha, son 15 años en los cuales hemos vivido muchas cosas con la música y poder galardonarlos en un escenario como La Trastienda es algo muy intenso, muy gratificante. Quienes nos vienen a ver siempre saben de cómo vivimos cada show, como lo disfrutamos y como vive el publico esa experiencia. ¡Así que imagínense si festejamos 15 años!

- ¿Piensan dar a conocer nuevos temas?

- Sí, decidimos en esta oportunidad adelantar material de nuestro próximo disco. Creemos que es una buena oportunidad para hacerlo.

- ¿Qué próximas fechas tienen programadas?

- Tenemos una fecha en octubre y después nos adentraremos en “laboratorio” como le decimos nosotros para terminar de pulir los temas nuevos. Tenemos 20 canciones para elegir cuales van a formar parte del sucesor de “Todo Vuelve”.

“Una banda no depende de un solo integrante, todos tienen que colaborar y estar alineados en la idea de progreso”.

- Van a estar lanzando un nuevo disco próximamente. ¿Cómo se viene?

- Hay blues, shuffle, boogie, soul, funky y hasta un blues demasiado tangueado o un tango muy bluseado. Vamos a trabajar el pulido de esos temas junto a Ricardo Tapia y luego elegir el material más representativo del sonido Buenos Ayres.

- ¿Qué diferencias musicales y líricas ven entre este material y los anteriores?

- Hay un crecimiento en como contar las historias y en cómo interpretarlas. En “Escondido” las composiciones estuvieron a cargo de Maxi (Pulga) y yo. En “Todo Vuelve” se incluyó material de Mariano Di Lernia, de Matías Mazzucco y de Mauro Rodríguez, y en las nuevas se sumó Julián Márquez también a componer. Lo que siempre resalto como positivo es que cada uno esta abierto a que su material sufra modificaciones en la sala de ensayo. Aparece uno de los integrantes con letra y música de un tema y al salir de la sala la música termina siendo totalmente distinta. Y ninguno se siente ofendido con ese proceso. Por suerte no existe ese egoísmo que a veces aparece, por eso también podemos seguir rodando.

- ¿Tienen fecha tentativa de salida?

- Seguramente primer cuatrimestre de 2015.

- Si pudieran recomendarle algo a alguien que recién esté empezando con su proyecto, ¿qué consejo le darían?

- Que trabajen de forma más seria posible, que graben un CD y que recorran radios (las de barrio, las que salen solo por Internet, las del amigo, las AM, todas las que puedan). Eso les va a dar entrenamiento para aprender que deben y que no deben decir y como hacerlo. El día que tengan la posibilidad de estar en una radio masiva van a saber como desenvolverse. Que contacten a los diarios locales, que aprovechen todas las herramientas tecnológicas que estén a su alcance. Y si el material rinde, que inviertan en alguien que haga prensa. Eso no implica que deben bajar los brazos, sino que van a trabajar aún más. Una banda no depende de un solo integrante, todos tienen que colaborar y estar alineados en la idea de progreso, cada uno tiene que encontrar la tarea que mejor le sienta o rinda. Y ser constantes y perseverantes, que siembren para cosechar. Al fin y al cabo, Todo Vuelve.

Votá!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin votos)