Nonfreaks | tu forma de existir
Nonfreaks | tu forma de existir

Hasta siempre, Gustavo

Jueves, septiembre 4, 2014 | Notas | Por Nonfreaks

Hasta siempre, Gustavo

Quizás sea reafirmar lo ya dicho. Quizás sea agregar palabras a un epitafio muy pronunciado el día de hoy. Quizás, quizás, quizás… Está lleno de quizás este mensaje, pero me parecía una falta de respeto a uno de los músicos más grandes que tuvo esta tierra atarnos al simple periodismo de publicar qué es lo que pasó.

Todos lo sabemos ya: hoy murió el señor Gustavo Adrián Cerati, ex vocalista y guitarrista de Soda Stereo, Fricción, Ocio y Plan V; además de haber contado con un prolífico proyecto solista e incontables participaciones con otros artistas. Gustavo era un brillante músico, un impecable vocalista y un aún mejor compositor y pudo reflejar en su música a toda una generación de personas que crecieron acompañados por su obra. Y esto fue un fenómeno no solo de Argentina, sino también latinoamericano (es amado en todas partes, incluso en Chile, donde los músicos argentinos no tienen mucho bagaje).

Gustavo Adrián Cerati fue, “quizás”, el mejor hijo del rock nacional y uno de los principales padres del pensamiento colectivo y de muchísimas futuras bandas (sin ensalsarlo por aprovechamiento del momento, pero con mucha realidad en su música que va a quedar por siempre en el corazón de todos aquellos que lo pudieron apreciar e, incluso, de los que ahora van a prestarle un oído). Para mí en particular, el más grande. Aquel que mi viejo ponía en los viejos casettes o en los novedosos CDs y servía para que me contara historias. Aquel que de grande pude apreciar en la vuelta de Soda Stereo y compartir junto a mi mismo mentor.

Debo reconocer que fui muy reacio al principio para con su carrera solista. Creo que no estaba a la altura de comprender su material, de entender lo que decía. Con el tiempo, se volvió parte de mi ser, parte de noches eternas mirando al cielo preguntándome si existía algún Dios que lo trajera de vuelta. Moría por un acorde más, moría por un aliento más que me dejara sordo. Entre lágrimas digo que todavía quiero y sueño con escucharte una vez más. Poder decir adiós es crecer, decís. Entonces me niego a crecer, me niego a que sea un simple chau. No, no, no es un hasta luego. Es el inicio de una eternidad vertiginosa (o el vértigo de la eternidad), es el pasaje del ser al mito. Sos el entrevistado que siempre me voy a deber, sos el artista que siempre voy a extrañar, sos el amigo que siempre me va a faltar, sos el aliado que siempre voy a tener. Sos todo eso y mucho más, Gustavo. Sos único, sos eterno.

Y aunque hoy me faltes, con el tiempo voy a volver a poner tus canciones y estos momentos que hoy se me cruzan van a volver. No hay chance de verte con una guitarra en la mano pero sí de repetir lo que quedó de vos. Capaz que incluso estas lágrimas algún día se transformen en sonrisas, en felicidad. “Quizás” esta amarga tristeza algún día sea virtud. Hoy es dolor, pero mañana quién sabe…

No tengo más que palabras de agradecimiento por tu obra y por tu inspiración. Siempre vas a estar en mi corazón. Gracias por todo lo que hiciste, “quizás” nos volvamos a ver en algún momento. Como decía el flaco (que ya debe estar esperándote con los brazos abiertos junto a Mercedes y tantos otros), “mañana es mejor”. Que así sea. Frente en alto por Gustavo, frente en alto por Adrián, frente en alto por Cerati. Gracias totales.

Lisandro Machado.
Votá!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin votos)