Nonfreaks | tu forma de existir
Nonfreaks | tu forma de existir

Otro 8 de octubre solidario

Miércoles, octubre 10, 2012 | Coberturas, Nota Destacada | Por Nonfreaks
Otro 8 de octubre solidario

León Gieco estuvo presentándose junto con muchos otros artistas en el Festival del Estudiante Soldario. (FOTO: LISANDRO MACHADO).

El pasado lunes 8 de octubre se cumplió un nuevo anniversario de la Tragedia de Santa Fe, y en conmemoración se celebró el sexto Día del Estudiante Solidario, esta vez en el Estadio Héctor Etchart de Ferro. Estuvieron presentes Dancing Mood, La Franela, León Gieco, Los Tipitos, Bahiano, Zumbadores, Amel y 4° Espacio.

Cobertura por: Lisandro Machado.

Hace 6 años, un siniestro vial en Santa Fe terminaba con el fallecimiento de Benjamín, Daniela, Federico, Julieta Giataganellis, Delfina, Justine, Nicolás, Lucas, Julieta Pusilovic y Mariana; 9 alumnos del Colegio Ecos y su profesora, quienes volvían del Chaco de realizar tareas solidarias. En conmemoración a eso, desde ese 8 de octubre de 2006, se creó la ONG Conduciendo a Conciencia con el objetivo de concientizar y prevenir más casos como este. A su vez, en cada anniversario del siniestro, se suele desarrollar un festival para recaudar donaciones y recordar este hecho, además de seguir concientizando a la sociedad argentina.

Otro 8 de octubre solidario

Bahiano fue uno de los más aplaudidos de la noche. (FOTO: LISANDRO MACHADO).

Por este motivo, el pasado lunes el Estadio del Club Ferro Carril Oeste abría desde temprano sus puertas para recibir, en el estadio principal, a Ekathe, Alter Ego, El Tucu y los Parroquianos, El Grupo Ritma, La Movida, Pezones Cardozo, Lucio Mantel y el cuarteto de cuerdas, Los Blues Bar y Superchería; mientras los primeros madrugadores acercaban sus donaciones. Ya se veía venir lo que sería un festival perfectamente organizado, que a partir de las 16.00 albergaría en las inmediaciones del Estadio Héctor Etchart (el de basquet) a 3500 almas que compartirían este evento solidario con Conduciendo a Conciencia. El objetivo era romper la barrera de 35 mil kilos, récord alcanzado en años anteriores, para 35 escuelas rurales del norte de Argentina.

Por este motivo, la gran masa de gente se sumaría desde las 16.00, con su entrada en mano, dispuestos a cambiarlas por donaciones. Pasadas las 17.00, tras un discurso de una de las madres, 4° Espacio daría inicio al espacio interno musical, mientras los actores Martín Seefeld y Federico D’Elia darían rienda suelta al petitorio a firmarse. Luego de esto, sobre el escenario, se subiría Teté Coustarot, quien sería secundada por varios otras personas de renombre artístico entre banda y banda, como Narda Lepes, Carolina Papaleo, Ernestina Pais, “Caramelito” y el doctor Daniel López Rosetti.

La siguiente banda sería Amel, mostrando parte de su primer disco (entre ellos, el corte La Abeja) ante un público que aguardaba sentado. Y aprovechando la relación filial entre Gustavo Spinetta (el baterista de la banda), Gonzalo (el cantante, su sobrino) y Luis Alberto, se daría el primer homenaje al gran embajador musical de Conduciendo a Conciencia, con un discurso de una madre y Bajan, estallando la emoción a flor de piel para todos los presentes. Como sería recalcado a lo lago de toda la noche (emocionaron las palabras de Sergio Levin: “Se colgó la causa en sus hombros, era un referente para todos y su mensaje pegaba de una manera especial, sobre todo en los jóvenes”), el músico no está más entre todos nosotros físicamente, pero en este festival estuvo presente en espíritu. Luego Zumbadores aportaría rock, con un par de manos levantadas, pero sin mayor respuesta que sus antecesores en cuanto a composiciones propias.

Luego de tanta emoción y de la harenga de Narda Lepes, saldría a la carga (ya con todos de pie) Bahiano, quien también recordaría a Spinetta. En su corto tiempo de show, haría bailar a todo el público con su versión de Blackbird, además de Runaway y El Pescador. Un momento muy especial se viviría con la presencia de, lamentablemente, colegas en la cuestión de lamentar muertes en siniestros viales: los familiares de la Tragedia de Once, quienes pedirían justicia por los 51 muertos. Otra lamentable tragedia que se tiene que vivir en nuestro país, y nuevamente los responsables directos que no se terminan de hacer cargo, lo que hizo escupir de dolor e impotencia a un estadio expectante del padre de Lucas Meghini Rey pidiendo Justicia.

A pesar de ese aire ya enrarecido con una renovación del repertorio de fallecidos, León Gieco mostraría su nuevo tema,El

Otro 8 de octubre solidario

El recuerdo al flaco Spinetta se vivió a flor de piel. (FOTO: LISANDRO MACHADO).

Desembarco, mientras nombraba nuevamente a Spinetta y podría emocionar nuevamente con música a los presentes. Luego, Infierno 18 se el sumaría para dar la cuota de adrenalina necesaria para mover a un público que hasta allí apenas había dado muestras de vida, con versiones eléctricas de Pensar en Nada, El País de la Libertad y Sólo le Pido a Dios (con Raúl Porchetto como invitado). Luego de más palabras, saldrían a escena Los Tipitos con Gieco a entonar 8 de Octubre.

Esto sería el preludio del show de la banda, mientras en las afueras del estadio el día se apagaba y el clima del festival era de llegada al final. De hecho, luego de sendas canciones como Flor Negra y Campanas en la Noche, todos los familiares presentes se subirían al escenario a dar su habitual discurso (encabezados por la madre de Lucas Levin) agradeciendo a los presentes y recordando a sus hijos, seguidos del anuncio de Ernestina Pais de que nuevamente se había roto el récord, recaudando más de 40 mil kilos de donaciones.

Finalmente, para cerrar el evento, La Franela se despacharía con Todos los Vientos, Lo Que Me Mata y su nuevo y emocionante clásico Hacer un Puente, haciendo saltar y emocionar (si, extrañanamente sucedía al mismo tiempo) al público que se había aventurado a ver el final del evento. Dancing Mood haría lo suyo luego, cerrando todo en un clima de reggae.

Un nuevo año, un avance en la materia de seguridad vial pero, como destacó Sergio Levin, aún queda más. Por ahora, el récord de donaciones se superó, la sociedad dio una nueva muestra de apoyo a la lucha de Conduciendo a Conciencia y las bandas aportaron su grano de arena para que fuera una verdadera fiesta solidaria, con emoción, lágrimas y tristeza, pero con, como dijera León Gieco, todo lo negativo traducido a positivo, a lucha por el otro y para que nunca más suceda. Ya que como recalca la organización, todos fuimos, todos somos y todos podemos ser.

Votá!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, promedio: 4,00 de 5)