Nonfreaks | tu forma de existir
Nonfreaks | tu forma de existir

Arraigo: “Siempre es más fácil estar en contra de algo que gestionar algo”

Jueves, diciembre 13, 2012 | Entrevistas, Nota Destacada | Por Nonfreaks
Arraigo: "Siempre es más fácil estar en contra de algo que gestionar algo".

El 15 de diciembre Arraigo estará presentando “Fronteras y Horizontes” en la Manzana de las Luces.

El próximo sábado 15 Arraigo estará presentando “Fronteras y Horizontes” en la Manzana de las Luces. Por ello, Pablo Trangone estuvo reflexionando sobre todo lo referido a la banda y su trabajo en el barrio Zavaleta.

Entrevista por: Lisandro Machado.

Arraigo es por demás una banda muy particular. Su música implica una fusión de todos los folklores argentinos junto con metal, para formar un folk metal propio. “Fronteras y Horizontes” es su disco debut, y será presentado el próximo 15 de diciembre en La Manzana de las Luces. Previo a esto, su vocalista Pablo Trangone estuvo hablando con Nonfreaks y adelantándole como será el show, así como explorando las raíces de la banda:

- ¿Cómo preparan la fecha del 15 de diciembre?

La idea es presentar el disco haciéndolo lo más parecido a lo que suena ahí. Va a haber un bandoneón, la mayoría de los músicos que participaron en el disco van a estar el sábado.

- ¿Qué va a ver el público de esa fecha?

Lo que suele escuchar siempre pero con un valor agregado. Va a haber danza, van a haber recitadores, va a haber un fueye en vivo que no siempre podemos tener, van a haber murgueros… Muchas cosas que a uno le cuesta movilizar a todos los lugares pero que en una fecha de presentación de disco podemos estructurarlos.

- ¿Qué me podés contar del disco “Fronteras y Horizontes”?

- “Fronteras y Horizontes” hace como un concepto de los límites como comunicación con lo que uno desconoce. En ese sentido, nosotros ponemos en un primer plano la fusión en plano estético de todo lo que es la música pesada y los distintos folklores. Sin embargo, la estética o la fusión es solo un lugar donde uno ancla las ideas que están por detrás. Para nosotros lo pesado siempre fueron las ideas más allá de la expresión musical. Hay muchos cantores que han sido asesinados y nunca han conocido un Marshall, entonces esa es nuestra propuesta musical. La propuesta musical forma un todo pero siempre partiendo desde las ideas. Y eso es lo que vamos a tratar de poner en escena el sábado. Se charla mucho en los conciertos de Arraigo y no solo entre nosotros y el público, sino entre el mismo público y tenemos la esperanza de que sean noches de música y de reflexión.

- ¿Cómo se plasman esas ideas suyas en la música?

- Básicamente en las letras. Pero más allá de las letras, en la coherencia con lo que hace uno abajo del escenario. Eso es lo que Atahualpa llamaba la coherencia entre el cantante y el cantor: cuando uno escribe se llama a la coherencia propia y de los que escuchan y están de acuerdo con lo que están escuchando. En ese sentido, el folk metal siempre ha conjugado la valentía o lo épico en tiempo pretérito y la idea nuestra es poder hablar de nosotros acá y ahora desde este lugar del mundo. Son aquellas problemáticas o aquellas cuestiones sociales a las cuales nuestro arte debería atender y debería inspirar.

“Cuando uno intenta encontrar espacios de diálogo entre distintos estilos o distintas expresiones las instancias superadoras son esos espacios que dejan de ser exclusivamente de alguien”.

Ya que estamos con el tema, ¿Qué me podés contar de Cría de Crías, una canción con mucha conciencia social?

- Nosotros desarrollamos un trabajo en el barrio Zavaleta desde hace más de 10 años con chicos de entre 3 y 20 años y Cría de Crías estuvo ligado a que allí la mujer está muy devaluada y la única manera que tiene de evaluarse es quedar embarazada. Y si eso se liga al promedio de vida del barrio, uno huele la muerte y puede llegar a entender porque en esos contextos hay mayor crecimiento demográfico o la gente tiende a tener más hijos. Y está escrita desde esa mirada, pero también desde muchos de nosotros que fuimos criados como parias desde esos lugares vacantes, así que tiene una doble mirada. Muchos estamos de este lado pero estuvimos del otro.

- ¿Cómo es tu trabajo en el barrio Zavaleta?

- Nosotros trabajamos en desarrollos pedagógicos, tenemos escuelas de oficio, escuelas de ajedrez y programas de promoción de deportes. Trabajamos entre 120 y 140 chicos y somos una organización de más de 60 voluntarios.

- ¿Cómo llegaste a formar eso?

- Fui a llevar ropa una vez y me quedé. Hay lugares que uno visita que después es difícil volver. Y no solo es la droga (risas).

- ¿Cómo fue la producción de “Fronteras y Horizontes”?

- Fue larga, porque no solo fue grabar y producir un disco, sino que fue descubrir una identidad propia de la banda. Y eso implicaba experimentar e investigar los distintos estilos del folklore, porque cuando uno habla del folklore no habla de un híbrido sino que hay folklores muy diversos. Después, al abordar un estilo lo hacíamos con el mayor respeto posible, conociendo no solo su expresión sino los músicos que lo interpretaban. Tuvimos que viajar y también intentamos conocer las danzas para lograr un riff percusivo. Después fue encontrarle la sonoridad al disco, porque es difícil combinar un charango con una guitarra eléctrica o un cajón peruano en el medio del volumen de sonido que tiene el heavy. Y después fue darle el color final del disco para unificarlo.

“Creemos firmemente que el arte es una experiencia que se vive con todos los sentidos”.

- ¿Cómo fueron evolucionando las canciones a medida que progresaba su búsqueda musical?

- Fueron desde el enojo hasta la alegría. Fuimos descubriendo que con el enojo es muy difícil construir imágenes superadoras. Siempre es más fácil estar en contra de algo que gestionar algo. No sé si tiene que ver con la edad, pero mucha gente grande persiste en el estar en contra. Y creo que nuestros discos van hacia ese lugar, hacia una mirada de luz y más propositiva del accionar.

- ¿Tienen composiciones para un futuro material o todavía es muy prematuro hablar de eso?

- Sí, hay tres temas que los venimos tocando en vivo. Queremos que la próxima grabación sea muy cruda y eso implica que los tengamos bastante aceitados, entonces vamos a ir tocándolos en vivo y la gente va a poder escucharlos antes de que salga el disco.

- ¿Cómo es que llegaron a fusionar el folklore con el metal?

- Nosotros llegamos por la danza, porque muchos de nosotros bailamos y tenemos un respeto muy postural por el folklore. Y creo que cuando uno descubre que con esa música vos podés producir, juntarte con amigos, entristecerte, emborracharte o alegrarte; las mismas expresiones que con otros géneros musicales, empieza a ser un espacio de disfrute y se traslada a todo lo que hacés.

- ¿Qué influencias tienen?

- Somos una banda bastante cerebral en ese sentido. Nos gustó algo, mordimos ese algo y después desarrollamos todo un desarrollo de investigación del estilo. No podemos juntarnos a zapar ese estilo porque no lo tenemos incorporado. Primero lo tenemos que incorporar para después poder zaparlo de alguna manera o pensar los arreglos.

“En un país donde los índices de mortalidad y las cifras rondan 8 muertes por día como consecuencia de las condiciones socioeconómicas no queremos mirar para otro lado”.

- ¿Y el folk metal tradicional irlandés?

- No fue usado para Arraigo, pero nosotros escuchamos de todo. Empezamos por el punk, todo el grunge, Helloween, Manowar… No solo el viking, sino todos los géneros del metal.

- Claro, te preguntaba porque generalmente si a uno le hablan de folk metal instantáneamente piensa en el que incluye folk tradicional irlandés…

- Hay un desplazamiento semántico de lo folklórico. Si vos decís folk metal, instantáneamente hay una traslación de tu folklore a otro. El hecho de hablar de nosotros implica que de ahora en más cuando sale folk metal no se tenga bien en claro de que se está hablando. Y eso es claramente un dispositivo de descolonización cultural.

- ¿Cómo se aplica eso en el vivo de Arraigo?

- Se baila. Se pone el cuerpo en juego. Hoy en tiempos donde la música se ha dejado de escuchar para empezar a consumirla, nosotros no solo proponemos volver a escucharla sino a vivirla como una experiencia.

- ¿Cómo fue la aceptación de Arraigo dentro del metal?

- Estamos en eso (risas). Nosotros colgamos el disco, se puede bajar de forma gratuita, y el grado de aceptación fue muy bueno. Nos escriben de muchos países aledaños al nuestro, desde México para abajo y nos escriben mucho desde medios especializados de Europa también. La aceptación fue muy buena. Sin embargo nosotros vamos a tratar de promover que esto se haga. No queremos ser una banda eternamente con potencial. Para nosotros el arte es una experiencia y eso implica poder asistir al arte con el cuerpo. Por eso estamos tocando mucho y alentando a la gente a asistir a los eventos.

“No queremos ser una banda eternamente con potencial”.

- Su primer video es el de Nehuén (Fuego del Alma), ¿Por qué eligieron este tema como corte?

- Fue el primer tema con el que nosotros empezamos a experimentar. Los riffs de Nehuén están montados sobre una danza de malambo y hay toda una experiencia con danzas para llegar a eso. Y para ser una primera experiencia es un tema que queremos mucho y que funcionó muy bien y salimos a hacer un video.

- ¿Cómo fue la gestión de ese primer video?

- Divertida. No somos mucho de imagen, pero fue un espacio de aprendizaje muy rico.

- ¿Piensan lanzar otros videos?

- Si, ahora ya le tomamos el gusto, así que dentro de unos meses empezaremos a hacer uno nuevo, aunque todavía no sabemos de qué tema. Pero sí, este disco va a tener 3 videos por lo menos.

- ¿Qué me podés contar de la charantarra?

- La charantarra nace como una solución funcional a lo que necesitábamos en el vivo. En una banda donde suena un charango y una guitarra y hay un rápido pasaje entre uno y otro una guitarra puede soportar el pasaje pero no nos alcanzaba. Entonces armamos una estructura donde se ubicara una guitarra eléctrica con un charango.

“Hoy en tiempos donde la música se ha dejado de escuchar para empezar a consumirla, nosotros no solo proponemos volver a escucharla sino a vivirla como una experiencia”.

- ¿Y en cuanto a la incorporación del bombo legüero al set de batería?

- El bombo fue lo primero que empezamos a usar. Usamos 2 bombos legüeros en vivo que uno lo toca Fede (el baterista) y el otro lo toco yo, y fue el primer instrumento folklórico que usamos. Y el bombo provino del zapateo.

- ¿Cómo dialogan el costado del metal con la parte folklórica en el público?

- Hay mucho respeto. Muchas veces tocamos chacareras en el medio del concierto y la gente que quiere bailar baila, los que no no bailan y los que quieren aprender lo hacen. Es todo muy libre pero convive en un mismo espacio. Cuando uno tiene la esperanza de que las ideas que uno tiene vayan a funcionar está bueno que cohesione todo eso en un espacio.

- ¿Cómo es la composición de un tema dentro de Arraigo?

- Primero partimos de la idea y ver que el estilo potencie esa idea. No podría explicar bien la métrica del porque y estaríamos en problemas si la pudiera explicar. Pero sobre una línea melódica yo escribo la letra y a partir de eso se abre la propuesta y cada uno empieza a trabajar las estructuras por separado y vemos cómo se pueden unir.

- ¿Y la lírica?

- Son varias cosas, pero creo que un tema central es la niñez. En un país donde los índices de mortalidad y las cifras rondan 8 muertes por día como consecuencia de las condiciones socioeconómicas no queremos mirar para otro lado.

“Queremos que la próxima grabación sea muy cruda”.

- Algo que se puede notar en sus letras es que se van transitando lugares a lo largo del país.

- Si, está muy ligado al viaje y a la composición en los lugares. Creemos firmemente que el arte es una experiencia que se vive con todos los sentidos en base a la composición. Carnaval de Soledades, por ejemplo, se compone en un jueves de compadre en Humahuaca pasando antes por Purmamarca. Y en aquel entonces conocimos a una coplera, Mariana Castro, y la volvimos a encontrar en una peña tres años después y ahora nos acompaña en varios shows. Y esa es la manera en que nos interesa construir lo que hacemos.

- ¿A dónde te gustaría llegar con Arraigo?

- No sabría decirte… Yo creo que primero a que nos sintamos buenos en lo que hacemos y coherentes y que muchas personas se sientan identificadas, porque el artista no subsiste sin el reconocimiento.

- ¿Qué balance podrías hacer de este 2012 para Arraigo?

- Fue muy positivo, porque pudimos desarrollar cosas que veníamos tratando desde hace 4 años, conocimos muchos músicos amigos, tocamos mucho y tenemos proyección de seguir tocando (Ahora la última semana de enero vamos a estar girando por la costa). El balance es de mucho aprendizaje y mucho crecimiento.

- ¿Y 2013 cómo se viene?

- Con muchos vivos. Más allá de lo de la costa en enero, en febrero vamos a estar en Chajarí en un festival, es probable que hagamos una fecha en Larroque y además se está sumando la onda motoquera así que capaz metemos algo en algún festival motoquero. No nos sentamos todavía a ver la agenda pero tenemos varias propuestas de conciertos que es lo que a nosotros más nos gusta hacer, tocar.

- Teniendo en cuenta las experiencias vividas con Arraigo, ¿Qué le recomendarías a alguien que recién esté empezando su proyecto?

- La recomendación está en hacer una diferencia. Aprender mucho, mirar muchas bandas y el trabajo más difícil (que no es una fórmula, sino un trabajo personal) que es sentirse pleno y de todo lo que vio armar una tercera cosa. Nosotros escuchamos folklore, escuchamos metal e intentamos formar una tercera cosa. Cuando uno intenta encontrar espacios de diálogo entre distintos estilos o distintas expresiones las instancias superadoras son esos espacios que dejan de ser exclusivamente de alguien. Y en ese sentido nosotros teníamos claro que queríamos encontrar ese espacio o alguna forma de ese espacio porque no queríamos vivir a la sombra de otras expresiones. Y hoy en el arte hace falta esa mirada de lo no hecho, de no buscar el producto en base al mercado sino buscar eso que todavía no está y que eso sea la base de la creatividad. De ahí a que eso le guste a alguien o lo difundas es otro problema. Pero si te hace feliz hacer rock and roll, no dudes un minuto.

Votá!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)