Nonfreaks | tu forma de existir
Nonfreaks | tu forma de existir

20 años hasta Las Manos

Lunes, octubre 8, 2012 | Coberturas, Nota Destacada | Por Nonfreaks
20 años hasta Las Manos

Las Manos de Filippi festejaron 20 años en Groove. (FOTO: JACQUELINE ORION).

Las Manos de Filippi celebró este sábado sus 20 años de existencia musical. Multifacéticos y eclécticos por definición, la banda oriunda de Capital Federal copó la discoteca Groove, en el marco de una reunión íntima, familiar y política.

Por: Javier Esteves

Los fans más acalorados por el clima histérico se arrojaban sobre sí mismos en las cómodas instalaciones del VIP en planta alta. Todo intento de entrevista se prometía grosero, insultante, profano. Una pantalla LCD colgante dictaba la consigna “Control obrero ya”; Hernán “El cabra” de Vega, cantante de Las Manos, aparecía en un video vestido de oficinista, con camisa a tono rojo-revolución, paleta que recordara su candidatura a legislador del Partido Obrero en 2009. La secuencia visual en cuestión se proyectaba sobre un telón de fondo, donde imágenes y animaciones se sucedían como el álbum de la abuela, repasando la cronología de Las manos en estos 20 años.

Los técnicos preparaban las consolas de sonido acostumbradas a sonar con Daddy Yankee y Don Omar. La espera era larga, directamente proporcional a la serena afluencia del público llenando el recinto. Los logos de J&B, Smirnoff y Speed emanaban, desde las paredes, una luz sideral, casi táctil, en marcado contraste con la penumbra de fanáticos apiñados, homogéneos, casi anónimos. El lugar olía excelente.

Aparecen El Cabra y su banda. El frontman cumbiero porta unas rastas falsas que le dan el aspecto de un Bob Marley pasado por Michael Jackson. “¡Gracias por estar!; esperamos que disfruten de nuestro cumpleaños”, saluda El Cabra, mientras suenan los compases de “El himno del Cucumelo”. Los estribillos del tema emergen en consonancia con la hora y media previa de compilado cinematográfico, donde Carlos Menem, Marcelo Tinelli y Domingo Cavallo aparecían vestidos de marcianos, piloteando una nave espacial, volando en helicóptero, vendiendo el país. Las manos ejecutaban lo que proponen (y el público valida) como su labor: la denuncia irreverente.


“Hay que matar al presidente”, reza El Cabra durante “Cultrá-co”, corte musical del disco “Arriba las manos, esto es el Estado” (1998). Del mismo cd se desprenden “La selección nacional”, “Ballenas” y “Sr. Cobranza”, tocadas en ese orden. Durante el último tema, en pleno pogo, un fanático filmaba el despliegue escénico con su celular Blackberry –de resolución envidiable-; cuando una fanática me aparta y me dice al oído lo que la calienta la lucha permanente de El Cabra y Cia.


Suena “Envuélveme”, tema inédito del grupo. Casi sin respirar, la suceden “Biblias” (con El cabra zarandeándose cual jorobado buscando lentes de contacto irrecuperables);  “Organización” (gritando “¡Este cumpleaños es de todos!”, mientras agradece al público como soplando velitas); y la canción “I.P.H.G” (tema insignia de toda agrupación obrera autónoma).


“Fuimos tan asesinos como Chabán/con mas o menos plata para gastar (…) este sistema asesino conciente/que todo lo vende, que todo lo privatiza/persiguen al under y montan la pesquisa (…) Te desplazan, te dejan aislado (…) con el verso de que sos una estrella/o el niño mimado de la compañía aquella (…) ¿Ahora que Chabán está preso/se acabaron los bolicheros que te comen el seso? (…)Y Callejeros que pena, no la vieron/pusieron mucho esmero en tocar ellos primero (…) Hay que luchar por la libertad de crear/dejarse de joder con eso de clasificar (…) Hay que poner la trucha y encabezar la lucha/ porque bandas que no pueden tocar hay muchas”.

El Cabra se acuesta en el escenario. La banda se sumerge en un lapsus instrumental. Sigue llegando la intermitencia de “Cromañón”. Cualquier desprevenido diría que El cabra se durmió y está soñando. Probablemente esté mirando también el cielo de goma espuma, desde donde parpadean luces de boliche. El pogo persiste bajo los encantos de la viscosidad Pop y el magnetismo de celebración pueblerina que son Las Manos de Filippi. El tema “Rosita” aparece porque el playlist así lo indica. Ya no importa. El punto álgido de celebración, la ontología de esta autodenominada “Empresa de arte independiente” se reflejaba en el espejo de una bola disco partida al medio.

Votá!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)