Nonfreaks | tu forma de existir
Nonfreaks | tu forma de existir

“Tocar con una orquesta sinfónica es un laburo muy intenso y divertido a la vez”

Sábado, junio 18, 2011 | Entrevistas, Nota Destacada | Por Nonfreaks
Matías Dietrich de The End

Dietrich y todo The End estarán en el Gran Rex el 23 de junio. (FOTO: GENTILEZA INDIGO PRESS).

Una de las bandas tributo a Pink Floyd más reconocidas en el mundo es argentina y festeja sus 20 años en el Gran Rex. Su guitarrista, Matías Dietrich, charló con Nonfreaks en exclusiva para adelantar el show de The End que pinta inolvidable.

Entrevista: Sergio Iervasi.
Llevan ya dos décadas haciendo lo mismo. Y no hablamos de realizar covers de Pink Floyd sino de asombrar con sus interpretaciones, las mismas que llevaron a The End a ser una de las bandas más reconocidas a la hora de tocar los temas de Roger Waters y compañía. Matías Dietrich es su guitarrista y se prende en la charla con Nonfreaks para contarnos un poco cómo vive The End estas horas.

- Se  podría decir que el Gran Rex es como su casa. Ya tocaron varias veces ahí. ¿Lo sienten así? ¿Qué representa el teatro para ustedes?
- Cada show es un acontecimiento. Lo disfrutamos como si fuera el primero. Sabemos que todos los años uno o dos shows hacemos ahí pero lo vivimos como el último. Siempre llegar al Gran Rex es una fiesta y lo estamos viviendo como siempre con mucho entusiasmo y mucha energía.

- Éste, por los 20 años, ¿tiene algo de distinto?
- Seguramente es algo particular por el aniversario y principalmente por tocar con la orquesta sinfónica. Eso lo hicimos una sola vez, con muy poco tiempo, y esta es una revancha que nos debíamos.

- ¿Qué implica tocar con la sinfónica?
- Mucho trabajo (se ríe). Es difícil. Es todo un día de trabajo muy intenso, de ensamblar todas las partes, de mucha adaptación mutua que lleva un laburo muy intenso y divertido a la vez. Es diferente a un show convencional. Hay que matizar los volúmenes, adaptar los instrumentos amplificados a los que de cuerda y viento… Pero sin dudas de eso sale un gran show.

“Tocar con una orquesta sinfónica es una revancha que nos debíamos”

- Hablaste de “revancha” por la orquesta sinfónica. ¿A qué te referías?
- Porque en 2006, cuando lo hicimos, fue en una fecha bastante extraña, tipo 15 de diciembre, cerca de las fiestas, un día de semana, con poca difusión… Si bien vino bastante gente (habremos vendido unas 2000 entradas, nada mal), los resultados no fueron los que hubiéramos querido ya que los ensayos se hicieron muy rápido. Esta vez ya lo agarramos con más tiempo y experiencia, y por eso lo tomamos como una revancha, con la intención de que salga diez puntos.

- ¿Qué puede esperar el que vaya a ver el show?
- Uff, sin dudas un show distinto al que hacemos siempre. Van a haber temas que haremos solos, donde verán un poco de la energía de siempre pero van a ver un show de otro nivel por la orquesta, por sus arreglos, por el director (Pollo Raffo, que trabajó con Cerati, Baglietto y Soda Stereo, entre otros)… Van a ver un gran show muy cargado de energía tanto en la parte en las que toquemos solos como en la que nos acompaña la sinfónica.

- ¿Qué diferencias hay entre imitar y hacer covers de Pink Floyd?
- Imitar sería más parecido a lo que hace The Beats con The Beatles, que respetan hasta las vestimentas. Hacer covers es agarrar un disco y cubrirlo, como lo dice la misma palabra “cover”. Es decir “acá hay cinco teclados, pongamos cinco tecladistas”. Siempre que se necesitan músicos los ponemos en función de lo que cada tema necesita. Cuando se necesita otro teclado lo hace el saxofonista o un tecladista agarra la guitarra. Nosotros interpretamos a Pink Floyd, no nos lookeamos como ellos.

- ¿Cómo recibe el fan de Pink Floyd a The End generalmente?
- Hay de todo. Está la persona que simplemente quiere sentarse a escuchar música y está el fan acérrimo que está tomando examen a ver si lo hacés exactamente igual, si pifiaste una nota o cambiaste algo. Es diverso pero creo que todos terminan disfrutándolo.

- ¿Se han comido algún agravio de algún fan de Pink Floyd por hacer lo que hacen?
- Seguro. Hay gente que se lo toma demasiado en serio. A veces hasta llegan a la página mails diciendo cómo nos atrevemos a profanar a Pink Floyd. Nosotros aceptamos esas críticas tanto como las buenas. A veces nos gritan “genios” y sabemos que no somos ningunos genios. A veces nos gusta recibir palos para crecer.

- Por un lado está eso y por el otro los reconocimientos. ¿Cuál fue el que más les impactó?
- Sin dudas, haber tocado con Guy Pratt, Jon Carlin y Durga McBroom. De hecho, que hayan dicho que quieren volver a tocar con nosotros es el mayor de los reconocimientos.

“A veces, hasta llegan a la página mails diciendo cómo nos atrevemos a profanar a Pink Floyd”

- ¿Cómo evitan estancarse y siguen evolucionando pese a que no hay un nuevo repertorio de Pink Floyd?
- La verdad, no tengo idea. (Piensa) Siempre buscamos meter algo nuevo pero cómo lo hacemos no lo sé. Creatividad, qué sé yo. Siempre pensamos que tocamos un techo, que más de esto no se puede y de alguna manera siempre algo aparece. Por ejemplo, esto de la orquesta sinfónica es un ejemplo de esa búsqueda por salir de lo convencional y dar algo nuevo. Después, los invitados, rever el repertorio… Siempre hay algo nuevo para sumar. Además, los temas de Pink Floyd son complejos en cuanto a las capas sonoras y su calidad de sonido. Eso es un desafío constante ya que nunca se logra el diez perfecto y te mantiene constantemente tratando de mejorar.

Tras 20 años, The End sigue creciendo y espera festejar en el Gran Rex con un show muy especial. Será el 23 de junio, un día ideal para revivir a Pink Floyd en Argentina, en la música de The End.

Votá!
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 4,00 de 5)